Energía alternativa para adaptarnos al cambio climático

Por: Fernando Ortuño

Director de greenenergy

Recientemente fue la tormenta Nate, el año anterior el paso del huracán Otto. ¿Cómo nos preparamos para el 2018? Cada vez que sufrimos los efectos de fenómenos meteorológicos extremos queda en evidencia nuestra vulnerabilidad ante el impacto de un cambio climático que incrementa la intensidad y frecuencia de sucesos atmosféricos a niveles nunca vistos.

Vivo en Guanacaste. Fue el pasado 4 de octubre cuando empezó la tormenta tropical Nate. Nunca había visto tal fuerza. Fueron dos noches de no dormir, las ráfagas de viento hacían sentir que el techo saldría volando por los aires. Árboles caían constantemente y el estrépito de los rayos y truenos aumentaban la tensión.

No había pasado mucho tiempo cuando nos percatamos que las casas cercanas no tenían electricidad, nosotros, en cambio, nunca la perdimos. ¿Qué nos diferenció de nuestros vecinos? Desde hace un año y medio decidí, en conjunto con mi familia, colocar un sistema en nuestro hogar capaz de producir, almacenar y administrar nuestra propia energía proveniente del sol.

Esta decisión nos permitió seguir llevando una vida normal pese a que durante cuatro días la comunidad estuvo sin energía. Nuestra casa sirvió para que vecinos cargaran sus teléfonos al menos para seguir comunicados con otras personas.

Comparto esta experiencia como muestra de que, gracias a las tecnologías que permiten la descentralización de la generación energética a través de fuentes renovables, podemos producir y almacenar energía solar en puntos clave para apoyar la seguridad y bienestar de las personas. Hablo de sitios como centros médicos y albergues donde se podrían poner a funcionar sistemas autónomos para ayudar a familias afectadas durante eventos extremos.

En mayo del 2015, el señor Martin Krause, quien se desempeña como Jefe del Equipo de Política Energética Global y Jefe Regional del Equipo de Clima, Energía y Resiliencia frente a los Desastres para Europa y Asia Central señalaba con claridad la relación entre energía y desarrollo.

El técnico sostenía que el acceso insuficiente e intermitente a la energía obstaculiza los avances del desarrollo y a su vez un desarrollo no adecuado es más propenso al riesgo de exponer sus sistemas energéticos al cambio climático. Al respecto Krauze señalaba una serie de lecciones que deberíamos seguir si aspiramos a convertirnos en una sociedad mejor adaptada al cambio climático, entre ellas, señalo las siguientes:

  • Requerimos diversificar las fuentes energéticas y establecer una combinación de sistemas grandes y pequeños, centralizados y descentralizados capaces de reducir los riesgos que enfrenta el sector energético ante desastres.
  • Debemos incentivar al máximo el uso de tecnologías de energía alternativa que contribuyan a combatir el cambio climático y cumplir con el objetivo de evitar un aumento de más de dos grados centígrados sobre la temperatura.
  • Es preciso que los sistemas y servicios de energía alternativa sean asequibles a las comunidades y estas estén en posibilidad de elegir los sistemas energéticos que mejor convengan a sus circunstancias, de forma que, por ejemplo, la generación hidroeléctrica no sea la base en sitios que podrían exponerse a largas sequías y que puedan aprovechar otras condiciones como su radiación solar o viento.

Después de más de ocho años de estar vinculado a la generación de energía solar, he comprendido que no podemos permitirnos continuar por el mismo camino en un contexto donde la severidad y el impacto del cambio climático nos está exigiendo aprovechar la tecnología disponible y poner toda nuestra capacidad técnica para brindarle a las comunidades la posibilidad de reducir su vulnerabilidad.

El acceso a más y novedosas formas de energías limpias y accesibles es el comienzo de un nuevo capítulo, en el que la autogestión y producción para autoconsumo sea la base de una independencia que nos brinde mayores seguridades y en la que la comprensión de los ecosistemas y los fenómenos de la naturaleza estén dentro de la ecuación de nuestras decisiones estratégicas de desarrollo.

4 Comments

  1. Gonzalo ortuño dice:

    Excelente relato!

  2. Alberto Torres dice:

    Una realidad de la que podemos ser parte !!!!!
    Adelante greeenergy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *