El futuro de la energía solar es hoy

El futuro de la energía solar es hoy

Por: Fernando Ortuño

Director de greenenergy

Usualmente, en el mundo empresarial, se dedican esfuerzos a imaginar lo que vendrá. En la industria de las energías limpias este tipo de ejercicios de proyección a corto y mediano plazo nos muestra una constante evolución tecnológica y una tendencia creciente a la búsqueda de alternativas más eficientes y con menor impacto sobre la naturaleza.

A menudo, las decisiones políticas y administrativas marcan en mayor o menor medida el impacto de la tecnología sobre la sociedad. La evolución de la matriz energética no está exenta de esta afirmación. A los decisores políticos les corresponde, de cierta manera, facilitar las condiciones para impulsar el modelo energético más adecuado para la nación.

Sobre tecnologías y accesibilidad

Es claro que las tecnologías progresan. Hace nueve años comenzamos instalando paneles solares que producían un máximo de 180 Watts, hoy, colocamos paneles del mismo tamaño pero que generan 330 Watts. Así, un decenio atrás, producir un Watt costaba $6, hoy se logra por $1,5.

Sin embargo, estamos rezagados en el acceso a sistemas de almacenamiento de energía solar modernos, tales como las baterías de iones de litio, o de agua salada. Estas tecnologías tienen una vida útil cercana a los 20 años, están exentas de mantenimiento y como son más densas, pueden guardar más energía en un menor espacio, además de resistir un uso más intenso.

En nuestro país, en cambio, se exoneran de impuestos tecnologías que están en desuso como el plomo ácido y níquel-cadmio. Ambas requieren mantenimiento constante, tienen ciclos de vida más cortos, son más contaminantes y menos eficientes; pero se siguen vendiendo porque son las más accesibles en el mercado.

Lo que sucede es que las tecnologías novedosas tienen que pagar un 43% de impuesto porque entran como artículos de lujo. Esto reduce su accesibilidad pues su retorno de inversión se alarga y su tasa interna de retorno se reduce. Bajo estas condiciones no se puede considerar una inversión atractiva.

Si facilitamos la importación de baterías modernas para el almacenamiento de energía solar, estamos ante la oportunidad de crear mejores condiciones para que las personas y empresas alcancen mayor independencia energética. Se trata de la posibilidad de acceder a una energía muy limpia e incluso con un costo ambiental menor que el relacionado a la creación de represas hidroeléctricas de gran magnitud.

Un camino hacia la evolución

Recientemente pasó en segundo debate el Recientemente aprobaron en segundo debate el proyecto de Ley de incentivos y promoción para el transporte eléctrico. Estos automóviles utilizan el mismo tipo de baterías de iones de litio que actualmente estamos buscando que puedan ser ingresadas con exoneración de impuestos, o al menos, no como artículos de lujo.

Si bien la movilidad eléctrica es tema aparte del cambio de matriz energética del país; lo cierto es que se perfila un camino para democratizar las fuentes de almacenamiento de energía modernas.

Es posible que estemos más cerca de los que pensamos de la utilización masiva de energía solar y cambiar de sistemas centralizados y costosos a modelos locales y dinámicos basados en la luz solar. ¿Nos estaremos acercando al momento en que un automóvil eléctrico pueda ser cargado desde la casa con la ayuda de un panel solar? Creo que es posible.

2 Comments

  1. Noemy Lizbeth Méndez Madrigal dice:

    Deseo información sobre los calentadores solares

    • greenenergy dice:

      Hola Noemy, gracias por el interés. Nosotros manejamos paneles solares sobre todo para uso comercial. Le invitamos a revisar nuestra página “La Solución” para conocer más sobre nuestros servicios. ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *